El roscón de Reyes de El Horno de Babette, el sabor de lo artesano

Un año más, el obrador madrileño ofrece uno de sus productos estrella elaborado con ingredientes de alta calidad y naturales, y procesos artesanales.


 

Ser uno de los obradores artesanos de referencia en Madrid, comprometido con el producto de calidad y la profesión, implica un esfuerzo constante por cumplir las expectativas de una clientela fiel y exigente. En Navidad, El horno de Babette demuestra su pasión y entrega con la elaboración de su Roscón de Reyes, un bocado suave y tierno, con un sabor limpio y natural,  que cada año forma parte de los rankings de los mejores roscones de España.

El roscón, más cerca del pan que del bollo

No olvidemos que el roscón no es un bollo, es un pan de celebración. Somos nosotros, los panaderos, los que tenemos que mantener la tradición y renunciar a una corona exageradamente dulce, y estridente por el abuso de agua de azahar. Tenemos que recuperar la delicadeza de las masas panaderas enriquecidas que compartimos con tantas culturas para festejar fechas importantes” señala Beatriz Echeverría que indica que el secreto está en la miga. Para ello, el uso de ingredientes naturales es fundamental: ralladura de cítricos fresca que incorpora los aceites naturales de la fruta al roscón con todo su sabor; huevos de verdad, untuosos; mantequilla aromática de alta calidad; frutas confitadas en el obrador de forma artesanal, no industriales de esas que saben a fruta y no a golosina; buenas harinas, a ser posible ecológicas; incluso la sal que se usa en El horno de Babette está escogida por su calidad, además de la sal marina natural de Santa Ana de Bartivas.

A estos ingredientes les tiene que acompañar un buen proceso: un amasado lento, una larga fermentación, un correcto horneado. “Hay que renunciar a los aditivos químicos que hinchan el roscón en exceso, harinas de gran fuerza, el gluten añadido, cosas que no tienen hueco en un obrador artesano de verdad. El roscón congelado en agosto y recalentado antes de servir no es igual al que elaboramos los panaderos artesanos la noche en que llegan los Reyes Magos. Desde Babette, reivindicamos el roscón como elaboración panadera en el que destaca una miga suntuosa y delicada en boca, aromática y deliciosa. De ahí que no tenga sentido el relleno en un roscón auténtico”, apunta Echeverría.

Sinergias artesanas

A modo de ‘sorpresa’, Babette cuenta con los diseños de la artesana Bárbara Acosta, cerámicas finas y sencillas, esmaltadas a mano. Asimismo, Juliana Salcedo es la autora de la ilustración que a lo largo de la Navidad se regala a los clientes de esta panadería, preciosa interpretación del trabajo del obrador.

Related posts